Fabi Cremer

Fabi Cremer

Sensibilidad a la Insulina

Siempre que pensamos en insulina se nos vienen a la cabeza palabras como diabetes, páncreas, obesidad, etc. Esto no está lejos de la realidad, sin embargo, hay un proceso mucho más complejo que nuestro cuerpo lleva a cabo para asimilar esta hormona y en este artículo te ayudo a entender qué es, en qué consiste y por qué es tan importante.

.¿Qué es la insulina?

.La insulina es una hormona producida por nuestro páncreas y que se activa al detectar la presencia de glucosa en la sangre, permitiendo que penetre las células y éstas a su vez las utilicen como fuente de energía.

Idealmente, el que acabamos de describir es el proceso perfecto para que nuestro cuerpo funcione correctamente. Pero, hay ocasiones en que la insulina no responde adecuadamente a la glucosa, causando que esta se acumule en la sangre y genere problemas de funcionamiento, primero en órganos relacionados y luego en el organismo en general.

.¿Qué es la sensibilidad a la insulina?

.La sensibilidad a la insulina es la medida que nos indica lo bien que está cumpliendo su función esta hormona en nuestro cuerpo.

Si nada más nos hace falta un poco de insulina para mantener los niveles de glucosa bajos, quiere decir que somos sensibles a esta hormona. Por el contrario, si hace falta gran cantidad de insulina y aun así tu glucosa sigue alta, entonces somos resistentes a esta.

Cuando la insulina no puede lidiar con la cantidad de glucosa presente en el cuerpo, comienza a almacenarla en el interior de células musculares y tejido adiposo, es decir, en caderas, muslos y abdomen, lo que usualmente deriva en obesidad y otros problemas de salud.

.

Sencibilidad-a-la-insulina-1

.Causas y consecuencias de la pérdida de sensibilidad a la insulina

.Según la página de mercola.com, el principal causante de todas las enfermedades relacionadas con esta hormona, es la mala alimentación o una alimentación rica en carbohidratos simples que terminan por convertirse en exceso de azúcar en el organismo.

Diabetes, prediabetes, resistencia a la insulina, hiperinsulinismo son solo algunos de los nombres que puedes haber escuchado y aunque en distintos niveles, todas son consecuencia de la pérdida de sensibilidad y representan un riesgo enorme para nuestra salud.

Si a menudo ingerimos alimentos procesados y a su vez somos sedentarios, hacemos que las células pierdan la capacidad de lidiar con la insulina, convirtiéndonos en insulino-resistentes lo que automáticamente disparará nuestros niveles de glucosa por las nubes. Cuando esto sucede, el cerebro se activa y envía señales al páncreas para que libere más insulina al torrente sanguíneo creando problemas cardiovasculares y cerebro vasculares.

Hay que resaltar que no solo las personas con peso elevado presentan problemas de sensibilidad, resistencia a la insulina o diabetes.

De acuerdo con hormone.org, el factor genético juega un papel importantísimo en la propensión de alguien a sufrir o no de esta condición, incluso con el peso corporal adecuado.

La buena noticia aquí es que el grado de sensibilidad que nuestras células tengan a la insulina, depende mayormente de factores externos como la alimentación y el ejercicio.

.¿Cómo mejorar la sensibilidad a la insulina?

Hay varias formas de recuperar, no perder o mantener nuestras células activas para actuar ante la presencia de insulina:

.1.- Ejercicio

.La actividad física es esencial para contrarrestar cualquier problema relacionado con la pérdida de sensibilidad a la insulina.

Mientras más músculos tengas, mayor será tu sensibilidad a esta hormona. La razón, es que al ejercitar nuestros músculos y darles uso, los estamos preparando para almacenar glucosa pero en forma de glucógeno que luego usaremos como combustible durante el ejercicio, evitando que se acumulen en forma de grasa.

Podemos escoger entre practicar ejercicios aeróbicos, anaeróbicos o una combinación de los dos.

  • Ejercicios aeróbicos:

    Trotar a un ritmo constante durante de entre 30 y 60 minutos aumenta la sensibilidad a la insulina inmediatamente e incluso la prolonga durante días.

Los expertos indican que el ejercicio constante también neutraliza el aumento de la insulino-resistencia.

  • Ejercicios anaeróbicos:

    Levantar pesas, hacer máquina o realizar intervalos de alta intensidad, contribuye tanto a aumentar la masa muscular, como a activar tu sensibilidad a la insulina.

Pero, por sí sola la actividad física aeróbica o anaeróbica, no hará nada si no la combinamos con una dieta rica en nutrientes y vitaminas.

Sencibilidad-a-la-insulina-2

.2.Alimentación

.Múltiples estudios han demostrado que las dietas bajas en hidratos de carbono y grasas saturadas, son ideales para mejorar la sensibilidad y disminuir la resistencia a la insulina.

En personas con obesidad, sobrepeso y riesgo de diabetes eliminar casi por completo los carbohidratos o reducirlos considerablemente, ha sido la estrategia más efectiva para controlar el problema.

Otro factor que los expertos toman en cuenta es la calidad del carbohidrato que decidan dejar como parte de la dieta. La fructosa por ejemplo, constituye el 50% del azúcar, por lo que es recomendable eliminarla completamente ya que aumenta la resistencia a la insulina.

Otra opción es eliminar los carbohidratos de la dieta pero solo por unos días a la semana, retomando el consumo moderado igualmente, algunos días.

Cualquier opción que elijamos dependerá del plan de alimentación que con nuestro médico acordemos, sea más beneficioso.

Sensibilidad-a-la-insulina-3

.3.-Descanso

.Otro factor que influye en la disminución de la sensibilidad  a la insulina, es el descanso.

Cualquier desequilibrio en el ciclo circadiano, está directamente relacionado con problemas de resistencia a la insulina, sobrepeso, diabetes, aumento de triglicéridos y enfermedades cardiovasculares.

Además, la falta de descanso también ocasiona estrés, otro factor que influye en que nuestro cuerpo no responda adecuadamente a la hormona.

.¿Cómo podemos resolver esto?

.Consiguiendo un sueño realmente reparador y durante la cantidad de horas que necesitamos para que el organismo se recupere después de todo el cansancio que hayamos acumulado.

Algunas personas, dependiendo de la edad y estilo de vida, necesitan 7 u 8 horas de sueño para descansar adecuadamente. Otras necesitan menos. De nuevo, todo se trata de conseguir lo que mejor nos funcione basado en muchos factores. Lo que sí es vital, es que descansemos lo suficiente y en los horarios correctos.

 

 

.Sensibilidad-a-la-insulina-4

.Mantener la insulina equilibrada se trata de ayudar a nuestro organismo y darle los cuidados necesarios para que continúe funcionando óptimamente, esto significa; alimentarnos sanamente, realizar ejercicios, descansar y atender a las recomendaciones de nuestro médico.